Aeropuerto bajo presión

El Prat vuela alto. El fuerte crecimiento del tráfico del aeropuerto hace que los despegues y aterrizajes sean cada vez más seguidos y se generen situaciones difíciles de gestionar, especialmente en las horas punta y, en verano, prácticamente a lo largo de toda la jornada. No hay riesgo para la seguridad, pero sí estrés en la torre y en el centro de control, así como en las cabinas de los aviones. Y perjuicios para los viajeros.

Ver noticia

Aviones militares norteamericanos vuelan a 50 millas de La Graciosa con sorpresa de los controladores

Los controladores aéreos de Canarias se han visto sorprendidos esta semana por el vuelo de aviones militares norteamericanos sobre el espacio aéreo español, llegando incluso a acercarse a 50 millas (92,6 km) de la isla…

ACI EUROPE alarma sobre el futuro de la conectividad aérea regional de la UE

De los 1.720 millones de pasajeros perdidos en toda la red de aeropuertos europeos el año pasado, más de 836 millones (el 49%) correspondieron a aeropuertos regionales, y los más pequeños representaron más de la…