Aeropuerto bajo presión

El Prat vuela alto. El fuerte crecimiento del tráfico del aeropuerto hace que los despegues y aterrizajes sean cada vez más seguidos y se generen situaciones difíciles de gestionar, especialmente en las horas punta y, en verano, prácticamente a lo largo de toda la jornada. No hay riesgo para la seguridad, pero sí estrés en la torre y en el centro de control, así como en las cabinas de los aviones. Y perjuicios para los viajeros.

Ver noticia

El MITMA actualiza el uso del espacio aéreo español

El Gobierno español ha aprobado un Real Decreto que permitirá hacer un uso más eficiente del espacio aéreo, reducir de demoras, el consumo de combustible y las emisiones de la aviación.El Consejo de Ministros ha…

Enaire gestiona hasta mayo un 70,2% menos de vuelos que en el mismo periodo de 2019

El gestor de navegación aérea español Enaire ha gestionado más de 242.131 vuelos, lo que significa un 70,2% menos que en el mismo periodo de 2019, año de referencia para la comparación de los datos,…