Aeropuerto bajo presión

El Prat vuela alto. El fuerte crecimiento del tráfico del aeropuerto hace que los despegues y aterrizajes sean cada vez más seguidos y se generen situaciones difíciles de gestionar, especialmente en las horas punta y, en verano, prácticamente a lo largo de toda la jornada. No hay riesgo para la seguridad, pero sí estrés en la torre y en el centro de control, así como en las cabinas de los aviones. Y perjuicios para los viajeros.

Ver noticia

20 de Octubre, día internacional del controlador aéreo

Anthonius Gunawan Agung. Pocas veces se ha hecho tan evidente la importancia de nuestro trabajo como el pasado 28 de septiembre, cuando un terremoto de magnitud 7,5 azotó mortalmente Indonesia. Anthonius se mantuvo en su…

Casarrubios tiene el visto bueno de Madrid para ser el segundo aeropuerto

El antiguo proyecto de construir en el aeródromo de Casarrubios del Monte-El Álamo el segundo aeropuerto comercial de Madrid de carácter privado, complementario y alternativo al de Barajas, con una inversión inicial de 148 millones…