Aeropuerto bajo presión

El Prat vuela alto. El fuerte crecimiento del tráfico del aeropuerto hace que los despegues y aterrizajes sean cada vez más seguidos y se generen situaciones difíciles de gestionar, especialmente en las horas punta y, en verano, prácticamente a lo largo de toda la jornada. No hay riesgo para la seguridad, pero sí estrés en la torre y en el centro de control, así como en las cabinas de los aviones. Y perjuicios para los viajeros.

Ver noticia

AESA aprueba nuevas directrices para pasajeros aéreos, aeropuertos y compañías

La Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA) ha aprobado las Directrices operativas para la gestión de pasajeros aéreos y personal de aviación con relación a la pandemia Covid-19,  publicadas en el Boletín Oficial del Estado…

Los aeropuertos recuperan el tráfico progresivamente, con más de un millón de pasajeros en junio

La red de aeropuertos de Aena ha comenzado a recuperar el tráfico a finales de junio de manera progresiva, alcanzando más de un millón de pasajeros en todo el mes frente a los 267.671 de…