Aeropuerto bajo presión

El Prat vuela alto. El fuerte crecimiento del tráfico del aeropuerto hace que los despegues y aterrizajes sean cada vez más seguidos y se generen situaciones difíciles de gestionar, especialmente en las horas punta y, en verano, prácticamente a lo largo de toda la jornada. No hay riesgo para la seguridad, pero sí estrés en la torre y en el centro de control, así como en las cabinas de los aviones. Y perjuicios para los viajeros.

Ver noticia

La Justicia suiza confirma la condena a un controlador aéreo por un incidente de seguridad

La Corte Federal de Lausanne (Suiza) confirmó el pasado 4 de julio una sentencia a un controlador aéreo suizo por un incidente de seguridad, en el que todas las capas de seguridad funcionaron y no…

Un nuevo radar controlará desde mañana el tráfico aéreo del norte de la península

El gestor de la navegación aérea en España, Enaire, que depende del Ministerio de Fomento, pondrá mañana en servicio un nuevo radar de última generación en la localidad de Valdespina, en la provincia de Palencia….