Aeropuerto bajo presión

El Prat vuela alto. El fuerte crecimiento del tráfico del aeropuerto hace que los despegues y aterrizajes sean cada vez más seguidos y se generen situaciones difíciles de gestionar, especialmente en las horas punta y, en verano, prácticamente a lo largo de toda la jornada. No hay riesgo para la seguridad, pero sí estrés en la torre y en el centro de control, así como en las cabinas de los aviones. Y perjuicios para los viajeros.

Ver noticia

Rutas optimizadas para un transporte aéreo respetuoso con el clima

Instituciones de Europa y China han presentado el proyecto de investigación e innovación GreAT (Greener Air Traffic Operations) para reducir el impacto del transporte aéreo en el cambio climático. El proyecto se centra en nuevas…

NACE LA PRIMERA PLATAFORMA DE PROFESIONALES DEL TRANSPORTE EN ESPAÑA

Pilotos, controladores, marinos mercantes y maquinistas ferroviarios fundan “Profesionales por la Seguridad en el Transporte”, una plataforma creada para colaborar con el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana en el desarrollo de iniciativas que…