La formación más cara está en el aire

Senasa, la sociedad pública responsable de gran parte de la formación relacionada con el sector aeronáutico en España, publicaba la semana pasada los requisitos y las condiciones económicas para acceder al segundo módulo de la formación de controlador aéreo, centrado en los servicios de aproximación y control de ruta. Su duración es de 34 semanas. Su precio: 47.000 euros.A esa cantidad hay que añadir el importe del primer módulo, imprescindible para cursar el segundo, de 24 semanas y que asciende a 28.000 euros. En total, 75.000 euros por una formación de poco más de un año que no garantiza una plaza y a la que no podrán acceder quienes ya trabajen en una torre de control privada. “Solo una minoría muy minoritaria puede acceder a estos cursos”, señala Susana Romero, portavoz nacional del sindicato de controladores aéreos españoles, USCA, que representa al 90% de estos trabajadores.

Ver noticia

¿Nos dirigimos hacia un modelo ‘low quality’ en el control aéreo?

Creemos que la liberalización ha generado unas empresas donde el estándar es la precariedad laboral y una calidad técnica baja.

La seguridad aérea empeora en 2018 con un aumento de la tasa de accidentes

La tasa total de accidentes aéreos graves (medida en número de accidentes graves por millón de vuelos) se situó en el 1,35 —un accidente por cada 740.000 vuelos—, una cifra que empeora respecto al desempeño…