El arte de ordenar el cielo

Vuelo Iberia 3678. Permiso para aterrizar en pista 30. Viento 300 grados a 10 nudos”. A través de un críptico mensaje como éste, un controlador aéreo encargado de labores de aproximación permite a un avión el aterrizaje (siempre con viento en contra) en un aeropuerto. Una labor repleta de protocolos, una estrecha coordinación, una exigente precisión y un sinfín de variables que van desde el tráfico aéreo hasta la climatología, con las que estos profesionales gestionan a diario, por ejemplo en Madrid, los destinos de 100.000 viajeros y 900 aviones.

Ver noticia  

Un incendio en un motor de un avión activa el protocolo de emergencia de El Prat

Un vuelo de la compañía israelí Arkia Airlines operado por la italiana Neos que debía cubrir este domingo el trayecto entre Barcelona y Tel Aviv ha declarado una emergencia tras despegar de El Prat y…

La UE rebaja los objetivos de puntualidad de los vuelos en pleno récord de retrasos

Los ministros de transporte de la Unión Europea han relajado los objetivos de puntualidad de los vuelos en plena escalada de los retrasos y las cancelaciones por la falta de controladores aéreos, el incremento de…