El arte de ordenar el cielo

Vuelo Iberia 3678. Permiso para aterrizar en pista 30. Viento 300 grados a 10 nudos”. A través de un críptico mensaje como éste, un controlador aéreo encargado de labores de aproximación permite a un avión el aterrizaje (siempre con viento en contra) en un aeropuerto. Una labor repleta de protocolos, una estrecha coordinación, una exigente precisión y un sinfín de variables que van desde el tráfico aéreo hasta la climatología, con las que estos profesionales gestionan a diario, por ejemplo en Madrid, los destinos de 100.000 viajeros y 900 aviones.

Ver noticia  

Dos aeropuertos españoles entre los europeos que más crecen en noviembre

Durante el mes de noviembre pasado, el tráfico de pasajeros creció en los aeropuertos europeos una media de un 6,4% en comparación con el mismo mes del año anterior y una tasa similar a la…

USCA muestra su rechazo ante la condena de dos controladores aéreos suizos por incidentes operacionales

Una vez más, por segunda ocasión en este año, un controlador aéreo ha sido juzgado en Suiza por su implicación en un incidente en el que no hubo ningún tipo de daño personal o material….