El arte de ordenar el cielo

Vuelo Iberia 3678. Permiso para aterrizar en pista 30. Viento 300 grados a 10 nudos”. A través de un críptico mensaje como éste, un controlador aéreo encargado de labores de aproximación permite a un avión el aterrizaje (siempre con viento en contra) en un aeropuerto. Una labor repleta de protocolos, una estrecha coordinación, una exigente precisión y un sinfín de variables que van desde el tráfico aéreo hasta la climatología, con las que estos profesionales gestionan a diario, por ejemplo en Madrid, los destinos de 100.000 viajeros y 900 aviones.

Ver noticia  

20 de Octubre, día internacional del controlador aéreo

Anthonius Gunawan Agung. Pocas veces se ha hecho tan evidente la importancia de nuestro trabajo como el pasado 28 de septiembre, cuando un terremoto de magnitud 7,5 azotó mortalmente Indonesia. Anthonius se mantuvo en su…

Casarrubios tiene el visto bueno de Madrid para ser el segundo aeropuerto

El antiguo proyecto de construir en el aeródromo de Casarrubios del Monte-El Álamo el segundo aeropuerto comercial de Madrid de carácter privado, complementario y alternativo al de Barajas, con una inversión inicial de 148 millones…