“Control, ¿me recibe?” Así puede el lenguaje provocar tragedias aéreas

Algunos expertos en aviación afirman que detrás de todo desastre aéreo suele haber una confluencia de causas. Aquel 27 de marzo de 1977 concurrieron varias. Primero, un atentado perpetrado por un grupúsculo terrorista en el aeropuerto de Gran Canaria obligó a desviar el tráfico aéreo a Los Rodeos, en Tenerife, entonces demasiado pequeño e infradotado para acoger un tráfico intenso de grandes aeronaves. Segundo, el incidente sometió a las tripulaciones a una carga de trabajo extra. Tercero, aquel día una tupida niebla que envolvía el aeropuerto tinerfeño impedía la visión de unos aviones desde otros o desde la torre de control.

Ver noticia

El estrés de controlar 3.500 vuelos al día

Poco más de 150 pequeños cuadrados de colores, cada uno representando un avión, se desplazan a la una del mediodía del miércoles por un mapa digital que reproduce la mitad de España, de La Junquera…

Ni drones ni parapentes: el G-7 limitará el espacio aéreo en la frontera en pleno agosto

La cumbre del G-7 que se celebrará en Biarritz entre el 21 y el 26 de agosto va a dejar importantes secuelas en España. Además del gran despliegue policial en la frontera con Francia y…