“Control, ¿me recibe?” Así puede el lenguaje provocar tragedias aéreas

Algunos expertos en aviación afirman que detrás de todo desastre aéreo suele haber una confluencia de causas. Aquel 27 de marzo de 1977 concurrieron varias. Primero, un atentado perpetrado por un grupúsculo terrorista en el aeropuerto de Gran Canaria obligó a desviar el tráfico aéreo a Los Rodeos, en Tenerife, entonces demasiado pequeño e infradotado para acoger un tráfico intenso de grandes aeronaves. Segundo, el incidente sometió a las tripulaciones a una carga de trabajo extra. Tercero, aquel día una tupida niebla que envolvía el aeropuerto tinerfeño impedía la visión de unos aviones desde otros o desde la torre de control.

Ver noticia

Saerco impugna la adjudicación a Enaire del control aéreo en 21 torres por 600 millones

La titularidad pública del control aéreo en la mayoría de las torres en los aeropuertos de Aena vuelve a estar en tela de juicio. La empresa privada de servicios aeronáuticos Saerco ha impugnado ante el…

El tráfico aéreo no alcanza todavía ni la mitad del nivel previo a la pandemia

El sector aéreo no termina de alzar el vuelo. Mejora, pero sus niveles siguen muy alejados de los previos a la pandemia. Los aeropuertos de la red de Aena cerraron 2021 con 119.959.671 pasajeros, lo que supone un 56,4%…